Marketing de contenidos: el caramelo de tu estrategia de comunicación

Cuando elaboras una buena estrategia de comunicación para tu negocio, entre otras muchas acciones terminas por entrar en el marketing de contenidos.

Si estás publicando en tu blog sin mucho orden y sin un objetivo marcado, es bastante probable que estés derrochando tu esfuerzo sin obtener mucho a cambio. El motivo es que un blog debe considerarse una herramienta.

Y como todas las herramientas, se puede usar bien o mal. ¿Cómo lo estás haciendo tú?

 

La buena estrategia de comunicación también sirve para vender

Una de las cosas que menos nos gustan es sentir que nos están vendiendo algo.

La reacción natural es resistirse.

Hoy, la venta es más difícil que nunca porque los consumidores saben (sabemos) mucho y están alerta. Por eso, con internet han aparecido nuevos modelos.

Si tu público no quiere que le vendas a la cara, ¿qué te parece hacer promoción indirecta?

En el fondo, esa es la idea del marketing de contenidos: dale a tu público material de interés que le inste a reconocerte como una autoridad y como una buena fuente de entretenimiento e información.

En definitiva: proporciona buen contenido para atraer  y, después, consigue la conversión de visitante a cliente.

 

¿Y qué es el llamado «contenido»?

El marketing de contenidos se basa en compartir material de calidad por medio del blog de la empresa y las cuentas de las redes sociales. El contenido estratégico es creado y gestionado por especialistas como el community manager , entre otros.

Cada canal tiene sus características, limitaciones y alcance, así que no conviene compartir lo mismo en cada una de ellos.

Por eso, aunque lo primero que se suele pensar al hablar de contenido es un artículo divulgativo para el blog, en realidad va mucho más allá.

Puede venir en diversos formatos (texto, fotos, infografías, vídeos, podcasts…), que serán más adecuados o menos para el canal que se utilice según cada caso.

Los vídeos y los podcasts, por ejemplo, son un formato cada vez más consumido. Pero el texto sigue siendo la base de todo lo que hay en internet, de una u otra manera.

El formato puede presentar contenidos muy diversos. Puede tratarse de artículos divulgativos, guías y tutoriales, manuales técnicos, listados de consejos, plantillas, entrevistas, noticias, casos de estudio… Hay muchísimas posibilidades.

Pero recuerda, se trata de que todo lo que compartas esté englobado en un plan de marketing y siguiendo una estrategia de comunicación. Todo debe estar pensado y motivado para conseguir algo. ¿Y qué conseguimos?

 

Los beneficios del marketing de contenidos

Si compartes calidad, puedes imaginar lo que va a pasar:

  • Captas interés y amplías el alcance. Tu público crece.
  • Creas una comunidad en torno a tu marca. El mensaje adecuado forma fieles.
  • Ganas autoridad. Sabes de lo que hablas y eso se valora. Se te ve como un experto en tu materia. ¿Y quién recurrimos cuando tenemos una necesidad? A los expertos.
  • Diriges al público. El marketing de contenidos pretende que puedas convertir a un usuario inicial en un seguidor, y el seguidor en un consumidor. Tú creas el camino por el que esa persona irá transitando hasta llegar al destino que deseas.

Todo esto se consigue teniendo un buen plan de marketing  que se apoye en una estrategia de comunicación  sólida y bien construida.

¿Sabes ya cómo hablar con tu público y qué contenido vas a darle?

Deja un comentario