SEO: qué es y para qué sirve

SEO: ¿qué es y cuáles son sus características?

Las siglas SEO vienen dadas por el término inglés Search Engine Optimization, lo que en español se traduciría como Optimización de Motor de Búsqueda. Este término se refiere a la optimización de diversas características de un sitio web para que se adapte mejor a los algoritmos que hacen funcionar a los buscadores de internet, como Google o Bing. Se suele hacer referencia a este concepto en español como posicionamiento SEO o, simplemente, SEO.

La finalidad de la optimización del posicionamiento SEO es aumentar la visibilidad en un buscador concreto entre los resultados orgánicos de búsqueda, es decir, sin pagar para que el resultado aparezca entre los primeros. Cada buscador tiene sus propias características, aunque generalmente cuando se habla de SEO se suele hacer referencia al posicionamiento en Google, que es, con diferencia, el buscador más usado a nivel global y también en España.

El SEO es una especialidad que está en constante cambio, ya que depende del funcionamiento del algoritmo de Google y este sufre una media de 500 actualizaciones al año. Aunque normalmente se trata de pequeñas modificaciones, suele salir una actualización de versión cada año aproximadamente, incluyendo cambios más profundos los cuales pueden dejar desfasados los métodos previos utilizados en el SEO. Por tanto, esta disciplina necesita una atención y readaptación constante a estas modificaciones.

 

SEO

 

Los factores en que se basan los motores de búsqueda para posicionar páginas web son muy diversos, pero hay dos que son los más importantes, que son la autoridad y la relevancia.

  • La autoridad se refiere a la popularidad de una web. Cuanto más popular sea, más valiosa considerará Google la información que contiene. Se trata del factor más importante para los motores de búsqueda porque se fundamenta en las experiencias de los propios usuarios. El número de veces que se comparte un contenido se considera directamente proporcional a la cantidad de gente que lo considera útil.
  • La relevancia hace referencia al nivel de relación de una página con el término de la búsqueda que se ha realizado. Esto se mide mediante muchos factores dentro de las propias páginas (on-site). Al principio bastaba con que el término en cuestión apareciese muchas veces en la página, pero muchos incluían el término una cantidad exagerada de veces, incluso entorpeciendo la comprensión del texto. Así se falseaba la relevancia de las páginas, que no por contener más veces el término buscado era realmente más relevante, y por ello se fue modificando.

Dependiendo de los factores en los que nos centremos para el SEO, podemos distinguir dos partes diferenciadas:

  • SEO on-page: factores dentro de las páginas web, que tienen que ver con el contenido de esta. Estos factores tienen que ver principalmente con la relevancia, haciendo que el motor de búsqueda entienda el contenido de la página. Se trata de factores como la presencia de keywords y su relevancia con el término buscado, el tiempo de carga de la página o el formato de las URLs, entre otros.

 

  • SEO off-page: factores externos a la página web trabajada. Lo más importante en este caso son la cantidad y calidad de enlaces (tanto a otras páginas de la propia web como a páginas externas que tengan correlación con el contenido de la primera), la autoridad de la marca, las menciones en medios locales y el rendimiento entre los resultados de búsqueda, es decir, su CTR (número de clics que obtiene un enlace respecto a su número de impresiones).

También existen dos modos de trabajar el SEO según el enfoque ético:

  • White Hat SEO: según este enfoque, se siguen todas las directrices que ofrece el motor de búsqueda para el buen posicionamiento de las páginas web. Principalmente, se trata de directrices relacionadas con la relevancia de la página para el usuario que realiza la búsqueda, a través de la aportación de valor.
  • Black Hat SEO: en este caso se utilizan técnicas poco éticas que, en vez de seguir las directrices del motor de búsqueda, intentan aprovechar elementos no correctamente regulados o sobreexplotar algunos otros para conseguir “atajos” hacia un mejor posicionamiento. Estas técnicas son arriesgadas, ya que, si bien puede que den beneficios a corto plazo, a largo plazo suelen corregirse los algoritmos para evitar estas prácticas, que incluso pueden penalizar el posicionamiento.

 

Funcionamiento de los motores de búsqueda

Los motores de búsqueda funcionan siguiendo una primera fase de rastreo y una segunda de indexación.

 

Rastreo

Este procedimiento es realizado por los rastreadores web, también llamados arañas o bots, que ayudan a los motores de búsqueda a mejorar la experiencia de búsqueda recabando datos de las páginas web para comprender su estructura y su relevancia. El bot de búsqueda de Google se llama GoogleBot, que rastrea todas las URLs existentes en internet para construir la base de datos de Google.

Para el rastreo, los bots se basan en listas de webs y mapas de sitios web de rastreos anteriores, y dentro de estos, buscan enlaces a otras páginas a las que saltan. Estos bots tienen preferencia por las webs nuevas y los cambios en webs preexistentes.

Suele haber ciertas páginas dentro de un sitio web que no interesa que aparezcan en los resultados de búsqueda, por lo que se restringen del rastreo de los bots.

 

Indexación

Después de la recopilación de datos en el rastreo mediante los bots, las páginas se añaden a unas listas o índices, donde se ordenan según contenido, relevancia y autoridad. Así, el motor de búsqueda puede saber qué páginas se relacionan mejor con una consulta concreta y mostrarlas en los resultados.

Como se ha comentado anteriormente, antes los motores de búsqueda solamente tenían en cuenta las veces que se repetía una palabra clave en una página. Las páginas que más veces contenían el término se posicionaban mejor. Sin embargo, ahora para posicionar se tiene más en cuenta la calidad del contenido, midiendo también la presencia de vídeos e imágenes o la fecha de publicación, entre otros.

Después del rastreo y la indexación, son los algoritmos los que buscan en los índices y, teniendo en cuenta todos los factores de posicionamiento, escogen las páginas que aparecen antes o después en los resultados de búsqueda.

 

SEO

 

¿Por qué me interesa trabajar mi SEO?

A través del SEO se mejora la utilidad y el valor de la página web para los usuarios y para los motores de búsqueda. En otras palabras, indica a los motores de búsqueda sobre qué trata cada página y si esta es relevante o no para una búsqueda concreta.

La importancia del posicionamiento en los motores de búsqueda radica en los grandes beneficios que supone que una página aparezca entre los primeros resultados de búsqueda. En Google se realizan más de 3.500 millones de búsquedas al día en todo el mundo, 90.000 millones al mes. Para cada término buscado las cifras serán diferentes, dependiendo del número de búsquedas del término en cuestión en cada periodo de tiempo.

Sea cual sea el modelo de negocio detrás de una página web, cuanto más arriba aparezca en los resultados de búsqueda, más visitas obtendrá y, por tanto, más ingresos será capaz de generar, aunque el número de visitas no sea el único factor del que dependen los ingresos. De ahí la enorme importancia del SEO para un negocio digital.

Si quieres mejorar tu posicionamiento SEO, contacta con nosotros y haremos que tu web aparezca entre los primeros resultados de búsqueda de Google.

 

marketing digital valencia

Deja una respuesta